Tipos de antiagregantes y cómo actúan

La aspirina, el clopidogrel, el ticagrelor y prasugrel son los más usados. Son fármacos que evitan la formación de trombos (especie de coagulos) y son vitales en el tratamiento de la enfermedad cardiovascular.

¿En qué consisten los antiagregantes plaquetarios?

Las plaquetas son un componente sanguíneo cuya misión es prevenir las hemorragias mediante la formación de un coágulo en cualquier zona de sangrado, interrumpiendo de ese modo la pérdida de sangre e iniciando las tareas de reparación. Sin embargo, este mecanismo de defensa puede ser muy perjudicial si se pone en marcha dentro de un vaso sanguíneo, debido a que el coágulo puede obstruir la circulación de la sangre. Si el coágulo se forma en una arteria coronaria el resultado es la aparición de un infarto de miocardio por interrupción del flujo sanguíneo al corazón, de ahí la importancia de los fármacos antiagregantes.
Los fármacos antiagregantes plaquetarios actúan sobre las plaquetas impidiendo que se inicien los procesos que llevan a la formación de un trombo, por lo que son un pilar fundamental del tratamiento de la enfermedad cardiovascular.

Fármacos más utilizados como antiagregantes

  • Aspirina (acido acetilsalicílico a dosis de 75-150 mg al día):  es el fármaco más utilizado para la prevención del infarto de miocardio y también en su tratamiento, ya que reduce la mortalidad si se administra precozmente durante un infarto. También es necesario su uso en los procedimientos de revascularización coronaria (angioplastia), previene el cierre o estenosis del muelle (stent) que se la implantado en el vaso enfermo y de forma indefinida en pacientes que ya han tenido un infarto o un accidente vascular cerebral, para prevenir la aparición de nuevos eventos.
  • Tienopiridinas:  dentro de esta familia de medicamentos encontramos el clopidogrel, prasugrel, ticagrelor, Tienen un mecanismo de acción distinto al de la aspirina, su uso ha sido ampliamente estudiado y validado.
    • En general el clopidogrel a dosis de 75 mg, es usado conjuntamente con la aspirina, potenciando el efecto sobre las plaquetas. Se utiliza para sustituir a la aspirina en pacientes que no la toleran, y uso conjunto en pacientes que han tenido un síndrome coronario agudo o a los que se les ha implantado un stent coronario (los estudios han mostrado la eficacia del uso de dos fármacos antiagregantes en la prevención de nuevos eventos o estenosis del stent).
    • El ticagrelor (BRILIQUE) forma parte del grupo de nuevos antitrombóticos que están siendo comercializados en nuestro país. Al igual que clopidogrel (el famoso Plavix o Iscover) actúan inhibiendo la actividad de las plaquetas. Suelen emplearse una vez se ha tenido un problema coronario (angina o infarto) y disminuyen la tasa de nuevos eventos cardiovasculares, en determinados pacientes con más éxito que el clopidogrel (estudio PLATO). Tiene un papel fundamental sobretodo tras el cateterismo coronario, es decir, tras implantar stents, para conservar estos en buen estado e impedir que se formen trombos en su interior. 
    • El prasugrel (EFIENT), a dosis de 10 mg al día, también es un nuevo antiagregante, que se emplea en los pacientes que han sido sometidos a un cateterismo e implantación de muelle o stent

Riesgos del tratamiento con antiagregantes

  • Aumenta el riesgo de sangrado, aunque generalmente son sangrados leves. Esta posibilidad se incrementa cuando se combinan varios antiagregantes o con un anticoagulante (SINTROM).
  • Pueden tener un efecto erosivo sobre la mucosa gastroduodenal, favoreciendo la aparición de úlceras gastroduodenales. De allí que, en la mayoría de los casos, este tratamiento se acompañe con uno de protección gástrica.
Colaboración Mimocardio