• Mimocardio
  • Intervenciones dentales y anticoagulación

Intervenciones dentales y anticoagulación

Es importante que su odontólogo conozca el tratamiento que usted realiza y ponga especial cuidado en la manipulación para evitar hemorragias post-exodoncia.

Antes de acudir al dentista debe consultar con el médico que le lleva el control del tratamiento anticoagulante para que le de las recomendaciones oportunas.

En general no se recomienda suspender la anticoagulación oral para los procedimientos dentales como limpieza bucal, empaste o endodoncia. Incluso para la extracción dental tampoco queda clara la necesidad de suspenderlo, pero en cualquier caso consulte con su médico.

Pero en los días previos a la extracción el paciente acudirá a la Unidad de Control del sintron para comprobar que el nivel de anticoagulación se halla dentro del margen terapéutico y en ningún caso sea excesivo. En el caso de usar un NACO consulte con su médico la posibilidad de suspender la medicación durante las 24-48 h en función de sus enfermedades asociadas y función renal.

Tras la extracción se irrigará la zona con el contenido de una ampolla de 500 mg de ácido tranexámico, recomendándose que si es necesario, a continuación, se apliquen puntos de sutura sobre la misma. Seguidamente, el paciente realizará una compresión activa de dicha zona, mediante una gasa empapada con el contenido de una segunda ampolla de ácido tranexámico, durante unos 20 minutos. Durante un mínimo de dos días el paciente realizará, cada 6 horas, enjuagues, sin tragar, con el contenido de una ampolla de ácido tranexámico unos 2 minutos, no debiendo comer o beber, durante una hora, tras ellos. Se evitará, durante este período los alimentos duros y calientes.

No se deben recomendar antinflamatorios para el dolor después de la extracción pues favorecen las hemorragias.

Colaboración Mimocardio