Sedentarismo

El sedentarismo favorece a aparición de muchas enfermedades como por ejemplo la enfermedad cardiovascular.

Mujeres y ejercicio



El ejercicio físico

Es cardiosaludable, proporciona más calidad de vida, prolonga la vida y disminuye la aparición de enfermedades cardiovasculares, tanto en personas con un infarto o angina previas como en personas sanas.

Recomendaciones Generales para PACIENTES:

  1. Es recomendable incrementar la actividad física en actividades de la vida cotidiana:
    • subir y bajar escaleras en vez de usar el ascensor.
    • transporte público en vez de vehículo privado.
    • Bajarse una parada antes del destino e ir andando el resto del trayecto.
  2. En todos los pacientes se recomiendan ejercicios para tonificación muscular: ejercicios con pesas de 0,5-3 kg según el caso.
  3. Se debe realizar al menos 30 minutos de ejercicio físico de intensidad moderada al menos 5 veces por semana.
  4. Con el entrenamiento será capaz de realizar progresivamente más ejercicio. No empiece a tope, hágalo de forma constante y progresiva

    ¿Cómo entrenar?

    Se recomienda entrenar siguiendo el método de la escala de Borg:

    Este método consiste en hacer ejercicio aeróbico alcanzando una intensidad que corresponde al nivel 13-15.

    Este número corresponde a al nivel en el que el ejercicio ofrece beneficios a nivel cardiovascular.

    Entrenar por debajo, no ofrece tantos beneficios y entrenar por encima puede ser peligroso.

    Escala de Borg: corresponde a la sensación de esfuerzo percibida.

    Escala de Borg

    Ejercicio aeróbico con intensidad moderada

    Más de 150 minutos a la semana:

    - 30 minutos diarias / 5 días a la semana( como mínimo).

    El ejercicio debe ser:

    1. Progresivo
    2. Seguro
    3. Divertido

    150 minutos por semana de ejercicio de intensidad moderada ( equivalente a 10 a 12 kcal / kg de peso corporal por semana).

    Esta es la intensidad recomendada para entrenar Escala de Borg 12-15

    Vida activa NO es sólo hacer ejercicio físico

    Normas y Riesgos

    Evitar temperaturas extremas o condiciones de excesiva humedad.. No entrenar nunca después de comer. Tampoco se debe entrenar en ayunas, especialmente los diabéticos. Se recomienda tomar un desayuno ligero y esperar una o dos horas.

    Debemos mantenernos perfectamente hidratados en todo momento. Para ello es preciso beber agua durante el entrenamiento.

    Respetar la toma de medicamentos en los horarios recomendados. Hacer ejercicio sin haber ingerido, por ejemplo, un antihipertensivo, puede desencadenar una excesiva elevación de las cifras de presión arterial.

    Utilizar ropa y calzado adecuados. Las prendas ceñidas o no transpirables que algunas personas usan erróneamente ‘para perder peso’ están absolutamente contraindicadas, ya que el ejercicio genera un calor que es preciso perder a través del sudor. Por su parte, un calzado apropiado evitará lesiones osteomusculares.

    No debemos entrenar si estamos enfermos, con fiebre, resfriados o con cualquier otra sintomatología (incluida la cardiológica). Si hemos tenido dolor en el pecho, ahogo, palpitaciones o cualquier otro síntoma es preciso consultar a nuestro médico antes de reanudar el ejercicio.

    Cualquier síntoma que aparezca durante el entrenamiento debe ser consultado inmediatamente con el especialista.

    No olvidar nunca que el entrenamiento debe mantenerse en el tiempo si queremos obtener beneficios. Si lo suspendemos, en poco tiempo perderemos la forma física y los efectos positivos que hayamos adquirido.

    Si quieres saber más: Fundación española del corazón

    Colaboración Mimocardio